Choco-fresa-champán cupcakes o Cupcakes rayados III… ¿Se convertirán en una lista de secuelas interminable como las pelis de tiburón?

Esto se está conviritendo en una costumbre un tanto obsesiva: Cupcakes rayados. Casi como cuando me dió la gran pataleta de llevar las uñas con la manicura francesa perfecta y con dibujitos pintados a mano alzada. ¿Os he dicho alguna vez que soy un poco obsesiva? Llevar las uñas perfectas siempre (como se me quebrara una, me las volvía a pintar todas) era el ritual de cada noche.

Luego me quedé embarazada y nació Jordi… Y claro, mis uñas ya no se acuerdan apenas de lo que es una buena manicura. Lo peor es que casi no conocen ni la crema hidratante ni el sérum para pieles. Y pobrecillas, se ponen a llorar a moco tendido cuando recuerdan los dibujitos florales.

Pero esto no me pasará ahora, los cupcakes rayados son ya un clásico para mí y prometo no abandonarlos jamás!!!

Ingredientes para 10 unidades grandes:

120 gr. mantequilla a temperatura ambiente
120 gr. azúcar
3 huevos L
120 gr. harina
1 pellizquito de sal
1/2 cucharadita de pasta de vainilla bourbon
1 cucharadita y media de fresa en pasta
3 cucharaditas de cacao en polvo sin azúcar tamizado
4 gotas de aroma de champán
Preparación:
 
Precalentamos el horno a 170 ºC sólo con el grill. Batimos la mantequilla a temperatura ambiente con el azúcar. Reservamos. Separamos las claras de las yemas y añadimos las yemas a la mezcla anterior. Incorporamos la harina y la vainilla bourbon y mezclamos con las varillas.
 
En un bol aparte montamos las claras firmemente con el pellizquito de sal. Mezclamos suavemente el contenido de los dos boles con la ayuda de una espátula, con movimientos envolventes. Preparamos las cápsulas de los cupcakes. Dividimos la masa en tres partes iguales. En una de ellas incorporamos el cacao en polvo tamizado, en la otra la fresa en pasta y en la tercera, el aroma de champán. Mezclamos bien con la espátula cada una de las masas y su ingrediente extra, hasta que estén bien integradas.
 
Ponemos una cucharada de masa de chocolate en cada cápsula y horneamos 4 minutos aproximadamente, sólo con el grill y a media altura, mirando que el centro esté un poco cuajado pero no demasiado, sólo lo justo para que no se os mezclen las masas. Si queréis, podéis hacer antes una prueba con una sola unidad para aseguraros del tiempo de cocción que necesitaréis (como siempre, cada horno es un mundo y el mío calienta mucho a pesar de intentar controlarlo con el termómetro interior)
 
Después de haber horneado la primera capa, retiramos del horno y ponemos encima la cucharada de masa de fresas, horneamos otros 4 minutos. Volvemos a sacar del horno e incorporamos la cucharada de la pasta que falta, la que lleva incorporado el aroma de champán. Volvemos a hornear 4 minutos y retiramos del horno definitivamente, dejando las cápsulas un par de minutos en el molde y después poniéndolas sobre la rejilla para su total enfriamiento.
 
Para el icing usé una combinación de nata montada y pasta de fresas:
 
250 ml. de nata para montar (porcentaje igual o superior al 35,1 %)
1/2 cucharadita rasa de gelespessa para estabilizar la nata
3 cucharadas de icing sugar tamizado
2 cucharaditas fresa en pasta

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s