Cupcakes crujientes… Y mis reflexiones en torno a la buttecream

Sé que la crema de mantequilla (buttercream) complica un poco las cosas a todo aquel que se inicia en el arte del cupcake. Realmente no tiene mucho secreto cuando la has hecho unas cuantas veces, pero sí es cierto que conforme vas avanzando en tus logros reposteriles, sueñas con mejorar la textura para conseguir exactamente esa mezcla cremosa que no sea ni demasiado dura ni demasiado blanda, que no sea una tortura con la manga y que no se deforme al hacer el dibujo con la boquilla.
Que la mantequilla esté a temperatura ambiente (no excesivamente blanda pero nada fría) y no pasarnos con el batido (es necesario que se integre y quede suave pero no proporcionarle calor en exceso), suelen ser dos factores que facilitan una buena textura. El tamizado del azúcar es muy importante (y si es posible trabajar con icing sugar que es más fino que el azúcar glass, mejor)
Con el tema de las proporciones la dificultad está servida:
Doblar la cantidad de azúcar por cantidad de mantequilla y añadir un poquitín de leche a temperatura ambiente asegura una buttercream bastante robusta que te permite dibujar muy bien sobre el cupcake. El único inconveniente que tiene es que tiende a endurecerse con facilidad la primera capa de buttercream.
Y si la cantidad de azúcar es muy escasa y añadimos leche, corremos el riesgo de que quede muy líquida.
La solución si queremos prescindir de tanto azúcar es olvidarnos de la leche, pero dependiendo de la receta, el riesgo de masticar pura mantequilla tampoco me convence en exceso.
Al final, todo consiste en probar cada crema y adaptarla a nuestros gustos y a las necesidades de decoración que tenemos (no necesitaremos la misma consistencia si vamos a hacer una rosa con la boquilla 2D que si vamos a cubrir el cupcake sin hacer dibujo sólo para ponerle una “corona” de fondant)
Y eso, teniendo en cuenta que la buttercream suele ser una crema a la que nuestros paladares justo se están acostumbrando y su exceso, no siempre es sinónimo de éxito.
Supongo que, como siempre le digo a todo el que me pregunta, creo que cada vez más, estamos adaptando el cupcake a nuestra dieta. Y si nos gusta más coronarlo con nata (de materia grasa 35,1% y estabilizante), con un merengue bien firme, o con una crema de queso combinada con nata, también nos funcionará genial a la hora de decorar. Es cuestión de experimentar.

En esta receta, la crema quedó con una consistencia magnífica sin leche, sólo con la suavidad que le aportó la pasta de avellana.

Ingredientes (para 8 cupcakes estándar)

100 gr. mantequilla a temperatura ambiente
100 gr. azúcar
2 huevos
80 gr. harina repostería
3/4 cucharadita levadura
20 gr. cereales de chocolate tipo corn flakes (triturados con robot o con la ayuda de un tenedor)
30 gr. gotas de chocolate negro

Preparación:

Precalentar el horno a 180º. Batir la mantequilla y el azúcar a velocidad media aprox. 3 minutos. Incorporar los huevos uno a uno y seguir batiendo hasta que se integren. Tamizar las harina junto con la levadura y añadir a la masa poco a poco. Seguir batiendo con las varillas e incorporar los cereales. Mezclar con la ayuda de una espátula
Rellenar las cápsulas de los cupcakes hasta más o menos 2/3 de su capacidad. Verter un montoncito de gotas de chocolate encima de cada cápsula y hundirlas un poco con la ayuda de una cuchara (no las mezclo con la masa directamente para evitar que vayan al fondo del cupcake)

Hornear a 180º durante 20 minutos aproximadamente o hasta que al pinchar con una brocheta fina, está salga totalmente seca.

Retirar del horno y dejar enfriar sobre una rejilla (para que no se despeguen las cápsulas, yo siempre los dejo en el molde unos minutos antes de ponerlos en la rejilla para que se enfrien)

 

Buttercream de avellana

150 gr. mantequilla a temperatura ambiente
200 gr. icing sugar
1 cucharadita generosa de avellana italiana en pasta

Batir la mantequilla con el azúcar hasta que se integren y añadir la pasta de avellana en el último batido (debemos asegurarnos de que la pasta esté a temperatura ambiente para que no nos afee la textura de la crema)

Y ya está… Seguiremos investigando y probando. ¡Me encanta hacer experimentos reposteros! Espero que os haya gustado la entrada y os animéis a hacerlos.
En la tienda seguimos incorporando novedades y en el taller programando algunos nuevos cursos,  disfrutando de cada momento y planeando tantos nuevos proyectos… Estoy feliz.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s